BELLEZA SOSTENIBLE

BELLEZA SOSTENIBLE

 

Para nosotras la belleza sostenible tiene dos partes:

 

  1. La utilización de cosméticos, alimentos y recursos que respeten el medio ambiente y no lo exploten por encima de su capacidad de renovación.
  2. La capacidad de nuestro cuerpo de servirse de una energía/esfuerzo/dedicación sin agotarnos y obteniendo, a corto-medio plazo, un beneficio energético, físico y/o emocional.

He aquí unos ejemplos:

La sostenibilidad a nivel productivo es fácilmente medible, y las empresas con las que trabajamos se comprometen a no contaminar ni emplear en su proceso productivo más energía de la que se pueda reponer, a no verter residuos tóxicos al medio ambiente y a no hacer investigación en animales.

También trabajamos con Comfort Zone, una firma con certificado B Corporation. Eso implica que además de no gastar más de lo que se puede recuperar, se ocupan de plantar árboles e invierten en energías renovables y otras destinadas a generar en el planeta más energía de la que consumen.

A nivel personal esto es más difícil de medir. Digamos que lo más importante es plantearnos objetivos factibles, que se puedan mantener a medio y largo plazo, sin generarnos un desgaste mayor a nivel físico y/o anímico.

Por ejemplo, si yo he hecho muchos excesos en Navidad y ahora decido hacer ayunos y mucho deporte, pretendiendo compensar todos esos excesos de golpe, gasto tantísima energía en ese propósito, que es imposible que lo pueda mantener. Y, orgánicamente, le doy a mi cuerpo una paliza de la que le va a resultar difícil recuperarse, sobre todo si lo tengo que combinar con trabajo, estrés, mala alimentación o, sencillamente, si ya no soy tan joven…

Acabaré agotada y desanimada por un “nuevo fracaso”, que es fácil que me induzca a buscar soluciones como atracones de comida o atontar la mente delante del televisor.

Por eso, desde nuestro centro abogamos por la sostenibilidad en todos los aspectos.

¿Nuestros consejos?

-Escúchate. Tu cuerpo te dirá si vas bien o no. Eso sí, tómate tiempo para conectarte contigo misma y escucharte de verdad, al menos una vez por semana.

-No te dejes influenciar por lo inmediato. Ejemplo:  si empiezo a cuidar mi alimentación puedo tener dolor de cabeza los primeros días, debido a la desintoxicación; para poder valorar si voy bien, tengo que darme un plazo razonable de 15-30 días, para saber si me hace bien o no.

-Busca ayuda o apoyo emocional. Nuestros malos hábitos muchas veces van asociados a compensaciones emocionales.

-Quiérete tanto como para cuidarte. Hacer esfuerzos por una misma es la mejor señal de sostenibilidad que existe. En realidad es invertir/creer en ti.

-Premia tus logros y aprende de tus errores. Es el único modo de avanzar en positivo.

Si sabes toda esta teoría, pero aún así te cuesta encontrar tu camino sostenible, pregúntanos. Somos expertas en diagnóstico con Kinesiología y en técnicas de liberación de estrés. Te ayudaremos a comprenderte mejor.

Para citas o consultas, WhatsApp: 695 70 09 21

Quiérete, cuídate y ¡No te dejes para después!

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento y la acepta nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?